La responsabilidad social corporativa de las empresas cosméticas

La industria cosmética es un sector que mueve al año cifras escalofriantes de miles de millones. Hablamos de grandes multinacionales, pero también de pequeñas y medianas empresas que operan en el ámbito nacional o, incluso, local.

Es indiscutible que elaboran productos que, a dia de hoy, en nuestra sociedad y para muchas personas, son completamente imprescindibles, ya que ¿quién se atreve a salir de casa por la mañana sin ponerse desodorante? ¿Hay alguna mujer que no utilice barra de labios? ¿Quién es la valiente que no lleva en el bolso una para retoques de última hora? Y, en el pasado, tal vez la cosmética fuera una cuestión más femenina; pero, a dia de hoy, los hombres (no todos, pero sí muchos) se cuidan igual o, incluso, más que las mujeres.

Toma nota

Hemos pasado, prácticamente, de usar jabón de manos y polvos de talco a tener productos específicos para el cuidado tanto de la cara como del cabello y cuerpo para todos los gustos y bolsillos. Cosmética selectiva con marcas de prestigio, cosmética popular, ecológica, cosmética erótica, cosmética infantil, cosmética senior e, incluso, encontramos ¡cosmética para mascotas!

Con este panorama la oferta de marcas es brutal y la cosmética erótica no es una excepción. La variedad de gamas de productos (champús, tratamientos corporales y capilares, perfumes, cuidado facial…), cada una con un surtido generoso de referencias, es casi inabarcable. Y semejante abundancia, en vez de ponérnoslo fácil a la hora de comprar, nos genera perplejidad: “¿Y ahora cuál cojo?”, “¿este será mejor?” . Y, al final, ¿con cuál nos quedamos? Con el más barato.

Las empresas cosméticas, incluida la cosmética erótica, se han dado cuenta de este problema y han comenzado, de un tiempo a esta parte, a moverse para ser diferentes y destacar entre las demás. Una de las herramientas que están utilizando para conseguirlo es la Responsabilidad Social Corporativa o RSC. La RSC nace del concepto de devolver a la sociedad parte de lo que de ella se recibe y se puede articular de muchas maneras: fundaciones, actos benéficos, patrocinios, becas, etc.

Concretamente, en la industria cosmética y puesto que, en definitiva, es del sector químico, la forma de trabajar la RSC se lleva a cabo, principalmente, a través de la protección del medio ambiente, pero también mediante la defensa de los animales y del comercio justo. La pionera de todo esto fue la compañía The Body Shop, que empezó a fabricar sus jabones y cremas con productos naturales y, además, no los testaba en animales. La rápida aceptación que tuvo y el crecimiento meteórico de la compañía concienciaron a la industria de que algo estaba pasando.

Conclusión

Y así, poco a poco, las empresas del sector han ido incorporando la RSC como parte de su estrategia de comunicación y en representación de unos valores (solidaridad, conciencia social y medioambiental…) con los que los consumidores se identifican totalmente. Y, si pensamos que hay sectores, como la cosmética erótica, que, por su especificidad, no han de trabajar la RSC, estamos equivocados, ya que el consumidor siempre agradecerá, sea cual sea el producto, que la empresa sea responsable y transparente.

The following two tabs change content below.

Cámara Argentina de Turismo

En este Blog encontrarás información variada sobre los viajes mas esperados por la mayoría de los turistas. Todo lo que necesitas saber sobre el turismo lo pues encontrar aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *